Después de los años tan complicados para el sector turístico causados por la pandemia y el confinamiento que esta generó, en Chihuahua el panorama es esperanzador y el turismo está tomando relevancia en el crecimiento y desarrollo de nuestra economía.

En toda la entidad surgen iniciativas que buscan vincular las vocaciones económicas de las diferentes regiones con el turismo; la producción agrícola, ganadera, la industria y, por supuesto, la cultura, gastronomía y riqueza natural, actualmente son aprovechadas para generar experiencias y adoptar la nueva tendencia en el turismo. Los visitantes quieren conocer, aprender, sentir, probar y disfrutar del destino que visitan. ¡Viajan para vivir experiencias!

Aun y cuando no es una industria nueva en nuestro estado, el turismo despertó en los empresarios y emprendedores un fuerte interés por crear productos y empresas que presten y ofrezcan servicios para los visitantes, lo cual genera un impacto positivo en la economía local, más empleos y mayores ingresos para las y los chihuahuenses.

Nuestra Gobernadora Maru Campos ha sabido visibilizar y aprovechar el momento que vive el turismo, por lo que ha tomado acciones para generar las condiciones que posicionen a Chihuahua como uno de los principales destinos del país. Escuchó de forma asertiva al sector turístico y creo la nueva Secretaría de Turismo, la cual ha destinado un presupuesto histórico para crear y fortalecer la infraestructura turística junto a la puesta en marcha una estrategia para crear rutas turísticas y programas que apoyen a los emprendimientos, a prestadores de servicios y a productores.

Chihuahua tiene mucho que ofrecer a quien lo visita y desde el Congreso del Estado, hacemos lo propio para fortalecer el marco jurídico e impulsar al sector turístico. Hicimos importantes reformas a la Ley de Turismo, a la Ley de Desarrollo y Fomento Económico y a la Ley Vitivinícola; aprobamos la Ley de Fomento al Emprendimiento y la Ley para el Desarrollo y la Producción de Cerveza Artesanal, todos estos instrumentos jurídicos coadyuvan en el crecimiento y desarrollo de este ramo.

Acompañar desde el Poder Legislativo al sector turístico ha sido una de mis más grandes satisfacciones pero, en contra sentido, vemos con frustración que a nivel nacional no se le da el mismo empuje e importancia al turismo.

En el ámbito federal se dio un recorte presupuestal considerable a la Secretaría de Turismo, ya que más del 90% de su presupuesto se destinó a las obras insignia del Presidente, lo que dejó sin fondos federales a la mayoría de los estados. Se redujo considerablemente la promoción de México en el mundo y aunque prevalecieron algunos programas exitosos, como el de Pueblos Mágicos del cual nuestro estado obtuvo dos denominaciones más, lamentable obtener dicha denominación no trae consigo apoyos para sostener la infraestructura turística, por lo que el bajar recursos para las localidades reconocidas como Pueblos Mágicos es complicado, por no decir imposible.

Ojalá el nuevo gobierno de un golpe de timón y regrese los recursos a FONATUR, ojalá destine recursos para la infraestructura carretera. Ojalá mire al norte, ojalá exista en la próxima Presidenta el deseo de unidad y no de división entre norte y sur; ojalá se le destine a Chihuahua lo que por derecho merece y se vuelva a abrir la posibilidad de gestionar recursos y así, aprovechar el gran momento que vive como un destino que despierta interés por conocerse.

Así como en lo local lo hicimos, queremos ver a los diputados federales y senadores de MORENA trayendo recursos a nuestro estado y no solo haciendo tiktoks; queremos que hagan su trabajo y luchen por recursos que beneficien a las y los chihuahuenses. El turismo es una palanca de crecimiento económico y un instrumento real para elevar la calidad de vida de los chihuahuenses.