María Antonieta Pérez Reyes, diputada e integrante del Grupo Parlamentario de Morena dio a conocer que ahora dialogó ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos sobre la queja y denuncia que le hicieran colonos de un sector de la Ciudad de Chihuahua, tras años de ser víctimas de la contaminación ambiental que genera la empresa Cementos de Chihuahua.

‘Tuve reunión en la CEDH con el director, el maestro Néstor Armendáriz y como el señor Roberto González en seguimiento al exhorto y demanda que hice a través del Congreso por el tema de la contaminación ambiental y de salud pública’, expresó la legisladora a tiempo de dar a conocer que después de analizar en un laboratorio especializado, el polvo que emite dicha empresa y este queda de manera residual se determinó a lo que se le llama ‘Clinker’, un 49 por ciento de ese material está conformado por silicatos de calcio lo cual es altamente dañino a la salud.

Cabe recordar que en el exhorto aprobado en el Congreso el pasado 7 de diciembre de 2023 la legisladora remarcó que ‘según estudio realizado por el Centro Nacional de Información Biotecnológica la inhalación de partículas de sílice promueve el desarrollo de fibrosis pulmonar que durante períodos prolongados aumenta el riesgo de cáncer de pulmón. La Agencia Internacional para la investigación del Cáncer clasificó la sílice como carcinógeno humano en 1997. Estudios epidemiológicos recientes respaldan firmemente la conclusión de que la exposición a la sílice aumenta el riesgo de cáncer de pulmón en humanos.’

Por ello la diputada por Morena concluyó indicando que después de acudir a Derechos Humanos, no dejará solos a los denunciantes ya que el siguiente paso es pedir la intervención directa de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) que es la dependencia que debe de estar involucrada en la solución de un problema que lleva más de tres años y ninguna autoridad había querido analizar, pese a ser un tema de salud pública y de interés general.