Desde hace tres años en el Laboratorio Regional de la Secretaría de Salud, la Asociación Americana de Microbiología con sede en Washington D.C,  realiza un trabajo conjunto con laboratorios de México y Brasil para la investigación de la Bordetella Pertussis, bacteria altamente contagiosa y causante de la tosferina.

Este laboratorio fue seleccionado tanto por la infraestructura,  el talento humano y las capacidades técnicas con las que cuenta así como por su ubicación geográfica, ya que es un lugar de paso para una gran cantidad de personas migrantes provenientes de países centroamericanos.

El consultor en jefe de la Asociación Americana de Microbiología y catedrático de la carrera de Tecnología Médica de la Universidad Católica de Temuco en la República de Chile, Víctor Silva Vargas, visitó el Laboratorio Regional de Salud Pública con la finalidad de dar continuidad al proyecto entre Brasil y México, mismo que es financiado por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos y que se constituye como el primero en ser financiado para Latinoamérica.

Silva Vargas explicó que el primer año fue de capacitación, y se trabajó con la bacteria Bordetella Pertussis, la cual afecta principalmente a lactantes, en tanto que la principal forma de prevenir la enfermedad –indicó- es mediante la vacunación, sin embargo durante la pandemia hubo una disminución en la inmunización.

El especialista dijo que existe mucha población susceptible a la bacteria y por ello se encuentran trabajando en la capacitación con los Centros Nacionales de Referencia de México y Brasil, con la finalidad de dotarlos de herramientas para la detección de cepas de ese organismo microbiológico con alta resistencia a los antibióticos como la eritromicina y azitromicina.

En el segundo año, abundó, se evaluaron más de 700 cepas de dicha bacteria,  que estaban resguardadas en los bio bancos de Brasil y México, desde antes de la pandemia y no encontraron cepas resistentes, sin embargo se encuentran preparando a los Centros de Referencia y cinco laboratorios estatales que fueron seleccionados para estudiar los casos nuevos de la bacteria, con la finalidad de brindar mayores herramientas y capacidades a los laboratorios para que puedan responder de manera inmediata, controlar los posibles brotes y evitar que se propaguen a otras ciudades.