El Congreso del Estado de Chihuahua hizo un llamado urgente al presidente de México, para que, de manera inmediata realice un plan de combate a la delincuencia organizada, en aras de salvaguardar la integridad y el patrimonio de todos los mexicanos.

Lo anterior, luego de aprobar la proposición presentada por el diputado Gabriel García Cantú, quien expuso al pleno legislativo que es momento de que, en la parte final del gobierno federal, se decidan de una vez por todas a combatir a los delincuentes, y que el presidente deje de denostar y calumniar a cualquier periodista o ciudadano que le hace ver que los índices de violencia en el país son insostenibles y verdaderamente preocupantes, utilizando el circo mañanero para hablar de campañas políticas y minimizar los incidentes delictivos que azotan a toda la nación, inclusive riéndose de las matanzas que desafortunadamente han existido.

Así mismo, dijo el legislador, desde el inicio del gobierno federal, la estrategia en seguridad ha sido un total fracaso, el llamado a los abrazos es un llamado a delinquir sin una consecuencia y los mexicanos lo estamos sufriendo todos los días.

Seguido, comentó que estadísticamente se conoce que hasta el 80% de los homicidios perpetrados en el país, son originados por la delincuencia organizada y son muy pocos los homicidios que son atraídos para su investigación, por la federación.

De ahí que se requiere que el Gobierno Federal, deje de repartir abrazos a los delincuentes y utilice al Estado de Fuerza policial con que cuenta la Federación, como lo es la Guardia Nacional y a las propias armadas del país.

Es preocupante lo que acontece en toda la República Mexicana, dijo el diputado, la delincuencia organizada opera con toda impunidad en la Nación. La violencia que se genera no solamente es en Chihuahua, sino que, en todas las entidades federativas, estas organizaciones delincuenciales, se han propuesto sembrar el terror en los ciudadanos.