Con la finalidad de que se lleven a cabo campañas permanentes de prevención de la trata de personas dentro de oficinas gubernamentales, aeropuertos, centrales camioneras, estaciones de tren, casetas en carreteras, transporte público y demás establecimientos, el Congreso del Estado exhortó al Ejecutivo Estatal para que suscriba un convenio de colaboración con la Secretaría de Gobernación.

En ese sentido, en diciembre del 2003, México suscribió el Protocolo de Palermo, el cual tiene por objeto “prevenir y combatir eficazmente la trata de personas, especialmente mujeres y niños, así como proteger a las víctimas”.

Dicho instrumento es el más amplio para la promoción de la cooperación internacional contra la delincuencia organizada transnacional, y tipifica como delitos la participación en un grupo delictivo organizado, el lavado de dinero, la corrupción y la obstrucción de la justicia.

Es importante, precisar que la trata de personas es un delito que se presenta en todo el mundo y afecta a personas de todas las edades, pero especialmente a mujeres y niñas, sus causas son distintas y van desde trabajos forzados, actividades criminales, la explotación sexual, el tráfico de órganos, entre otras.

De ahí que la prevención de la trata de personas es de suma importancia para proteger y garantizar la seguridad de las personas y para erradicar este tipo de delitos y la falta de prevención contribuye a que se siga cometiendo impunemente, por ello la importancia de que se creen campañas preventivas permanentes en las cuales se visibilice la problemática y sobre todo las personas sepan qué hacer.

Por lo antes expresado urge que las campañas lleguen a todos los lugares posibles para erradicar dicho delito, por ello el llamado para que los tres niveles de gobierno en conjunto, las intensifiquen y apliquen de manera permanente.