El Congreso de Chihuahua urgió a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), Delegación Chihuahua, ampliar la auditoría por contaminación de partículas en el ambiente, a todas las empresas que pudieran emitir contaminantes, principalmente en el sector del cerro Nombre de Dios, sin importar su giro comercial o el tamaño de las mismas.

Luego de que la PROFEPA implementara una serie de acciones impuestas a la planta del Grupo Cementos de Chihuahua debido a las omisiones y violaciones a las leyes correspondientes, como la clausura en hornos, en patios y de equipos de producción, vecinos de la misma, se percataron de la presencian de una capa gris opaca y densa que cubre gran parte de las colonias cercanas a dicha empresa y lugares aledaños.

Sin embargo, posterior a las irregularidades surgidas tras la auditoría que dicha dependencia realizó en el presente año, la planta tenía clausurada su operación en un importante porcentaje; por ello es de que surgen las siguientes hipótesis: o la empresa siguió produciendo a las mismas capacidades de antes de la auditoría, o hay otras empresas emisoras de contaminantes de partículas en el ambiente que no han sido detectadas por las autoridades.

Por ello el llamado urgente para que se realicen las acciones necesarias a fin de que se amplíe la auditoría por contaminación de partículas en el ambiente a todas las empresas que puedan estar emitiendo contaminantes, en todo el sector del cerro de Nombre de Dios.

Aunado a ello, se exhortó a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente Delegación Chihuahua, brinde un informe a esta 67 Legislatura, que contenga todas las auditorías realizadas en los últimos tres años, así como los efectos de éstas y los resultados de las mismas.