Chihuahua, Chih.- Productores agrícolas de diversas partes de la República, han denunciado a los funcionarios de Conagua, de ordenar el rechazo de todos los registros de concesiones de agua en todo el norte del país, especialmente en el estado de Chihuahua.

La queja es en contra de Gabriela González Gutiérrez, gerente del Registro Público de Derechos de Agua, y Tania Gutiérrez García como encargada del Sistema Conagua el cual fue adquirido mediante presuntas licitaciones arregladas y que actualmente está a punto de colapsar.

Tan sólo en el estado de Chihuahua, en el mes de diciembre se tuvieron más de cien asuntos que se solicitaron de manera formal y que no fueron autorizados por la dirección que encabeza José Ángel Félix, pero por las ordenes Gabriela González Gutiérrez, quien se presume como una funcionaria inamovible y se jacta de que cualquier asunto deberá pasar por su oficina para darle el visto bueno.

La situación comienza generar molestias entre los productores agrícolas en varios estados, sobre todo ahora que se anunció que se implementará el Sistema Conagua 2.0 lo cual viene a empeorar y dificultar aún más los procedimientos ante la dependencia federal.

Los quejosos aseguran que esa acción obedece a que la Coordinación de Recaudación y Fiscalización de la Conagua, creó el software por medio del entonces gerente del Registro Público de Derechos de Agua, Luis Vidal y Tania Gutiérrez, sin embargo, al existir corrupción, se obtuvo un sistema deficiente y con el fin de proteger a ambos personajes, la nueva gerencia se ha dispuesto a adquirir la versión 2.0 con lo que se buscaría limpiar el nombre de Vidas y de Gutiérrez.

Todas estas prácticas que se han venido dando al interior de la Comisión Nacional del Agua, se han convertido en un problema para el agro en el norte del país, pues se han involucrado en una dinámica en donde se mantiene una constante problemática que ha desembocado en la orden de que la Conagua rechace la emisión de títulos y registros de concesiones para Chihuahua y todo el norte del país.

Ante la problemática se han interpuesto varias denuncias ante la autoridad correspondiente, sin embargo, no se han visto avances favorables ni significativos que puedan dar una verdadera solución.

Otras de las prácticas denunciadas, es que, por medio de los llamados moches o sobornos, Tania Gutiérrez con el visto bueno de Gabriela González, han ordenado a las direcciones locales, el incremento de volúmenes de agua para algunas concesiones ya existentes, así como la autorización de la unificación de títulos, aún y cuando eso no está permitido, lo que se realiza sólo para quien han entregado alguna cantidad de dinero a los funcionarios federales.