La gobernadora Maru Campos dio el banderazo de inicio a la entrega de chamarras del programa “Juntos sin Frío”, encaminado a otorgar 30 mil de estas prendas a la niñez de la periferia de Juárez, de asentamientos indígenas de la ciudad de Chihuahua y de la región serrana de la entidad.

En acto efectuado en el parque “El Colibrí”, la titular del Ejecutivo estuvo acompañada por la presidenta del DIF Estatal, María Eugenia Galván Antillón, el director de la dependencia, Gabriel Eguiarte Fruns así como por miembros del Gabinete.

En su mensaje, Maru Campos se dirigió a la niñez presente, a quienes dijo que las chamarras que están recibiendo provienen del apoyo de personas de Juárez, Delicias, Camargo, Cuauhtémoc, entre otras ciudades, así como de funcionarios del Gobierno del Estado, como una muestra de que no están solas ni solos.

“Los chihuahuenses nos preocupamos los unos por los otros, para que las niñas y los niños estén cubiertos en este invierno en su alimentación, en su entorno y por supuesto en su abrigo”, afirmó la mandataria estatal, quien invitó a las y los beneficiarios a cuidar las referidas piezas de ropa.

“Quiero agradecer a la gente del DIF Estatal, hace un año tuve la oportunidad de ayudarles a clasificar las chamarras y es impresionante como la gente se junta para apoyar esta causa tan bonita, por lo cual todos y cada uno de ustedes se merecen la sonrisa que expresan las niñas y niños cuando reciben sus prendas”, aseveró.

Dijo a los funcionarios presentes que sumarse a este programa quiere decir que tienen un corazón grande para compartirlo con los chihuahuenses, y para seguir trabajando por evitar el dolor evitable.

A su vez, la presidenta del DIF Estatal expresó: “Qué bueno que esta ha sido una causa de unión, significa que tenemos el corazón sensible a las necesidades de los demás, un requisito indispensable para servir como debe ser en una función pública”.

Galván Antillón manifestó su beneplácito por la respuesta a esta iniciativa y agradeció a nombre de la niñez beneficiada por este programa, pues destacó que hay niños que soportan el frío día y noche, y a quienes es necesario apoyar mediante acciones como estas.

Precisó que en el primer año de esta campaña se tuvieron cifras de 24 mil chamarras y 10 toneladas de alimentos no perecederos, mientras que el año pasado fueron 30 mil chamarras y 11 toneladas de apoyo alimentario, por lo cual en esta edición se pretende llegar por lo menos a esas mismas 30 mil chamarras.