En el marco de la ceremonia de entrega de 94 de 151 sillas de ruedas donadas por el Club Rotario Chihuahua Campestre, la gobernadora Maru Campos afirmó que en Chihuahua nadie se queda atrás, pues aquí se pone la muestra al caminar junto con las personas para hacer una diferencia en sus vidas.

El evento se celebró en la explanada del Estadio Olímpico de la Ciudad Deportiva, donde la mandataria estatal otorgó de manera simbólica 3 sillas de ruedas, a niños que reciben el apoyo del DIF Estatal.

Año con año la Dirección de Rehabilitación realiza campañas de entrega de apoyos funcionales, para lograr la inclusión de las personas con discapacidad en todo el estado.

En esta ocasión los apoyos se distribuyeron entre beneficiarios de los municipios de Chihuahua, Aldama, Aquiles Serdán y Santa Isabel, lo que representó una inversión de 357 mil 600 pesos por dicha asociación civil.

Maru Campos agradeció al Club Rotario que haya compartido con el Gobierno del Estado su visión extendida de las necesidades de la ciudadanía, para multiplicar esfuerzos y mejorar las condiciones de vida de los chihuahuenses, con la entrega de estas herramientas tan necesarias.

Celebró el trabajo diario que se realiza en ese sentido, como es el caso de estas sillas, que representan movilidad y esperanza para las personas: “Es aquí cuando la labor de los gobiernos cobra vida; refrendemos el compromiso del Gobierno del Estado y del Club Rotario como símbolo de unión y permanencia entre chihuahuenses”, añadió.

Alejandro Aguirre, presidente del Club Rotario Campestre de Chihuahua, reconoció la labor del Gobierno del Estado al establecer lazos con la sociedad civil organizada en pro de las causas sociales, con un impacto positivo que ha marcado una diferencia significativa para la entidad.

En su participación, el director general del DIF Estatal, Gabriel Eguiarte Fruns, agradeció a la gobernadora Maru Campos por encabezar esta ceremonia, así como al equipo de la Dirección de Rehabilitación, por brindar atención y prioridad a las personas en condición de vulnerabilidad.

Durante el evento, Graciela Rodríguez, madre Jesús Osvaldo Hérnandez, quien recibió una de las sillas, agradeció a la gobernadora Maru Campos por el apoyo recibido y el trato que le han dado a ella y a su hijo en el DIF Estatal.