La gobernadora Maru Campos hizo un llamado a todos los sectores de la sociedad chihuahuense a trabajar en conjunto para mejorar las condiciones de vida de quienes habitan en la región serrana en rubros como vivienda, educación, salud y seguridad. Lo anterior al encabezar el evento “Juntos Por la Sierra Tarahumara”, realizado en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

La titular del Ejecutivo resaltó que los chihuahuenses: “No nos doblamos, no nos rendimos, no nos dejamos vencer, hemos demostrado una y otra vez cómo la perseverancia y voluntad para sobrellevar la adversidad, cambia realidades, sobre todo que es posible cuando lo hacemos juntos”.

Más allá de que este reto, dijo, no es fácil: “Quiero invitar al empresariado, autoridades municipales, gobernadores indígenas, iglesia, sociedad, civil, cada secretaría de Gobierno del Estado, diputadas y diputados federales y locales, a todos, a que vayamos juntos por nuestra querida sierra tarahumara”.

Señaló que es preciso no estancarse en el asistencialismo y trabajar para cambiar el rezago en la zona serrana, puesto que las décadas de olvido le siguen haciendo daño a la región  por lo que es necesario responsabilizarse para tener nuevas formas de hacer las cosas.

Hizo énfasis en el reforzamiento del trabajo conjunto con Sedena y Guardia Nacional así como con los gobiernos municipales, para tener una presencia permanente en la región. También resaltó la creación de la Secretaría de Pueblos y Comunidades Indígenas, que ha significado una transformación en los alcances de las acciones y esfuerzos que se desarrollan en la sierra.

Precisó que el Gobierno del Estado rehabilitó más de 30 escuelas en la zona serrana, lo cual ha beneficiado a más de 65 mil niños y jóvenes, y cerca de 2 mil 200 estudiantes recibieron una beca. A ello se suma la rehabilitación y puesta en operación de 15 Centros Regionales de Nutrición y Albergue Materno (Cerenam) y en breve se abrirán siete más.

Dijo que ahora la Clínica Santa Teresita de Creel no tiene problemas para su operación, aunado al Centro Avanzado de Atención Primaria a la Salud (Caaps) Creel y en diversas comunidades. Además, las clínicas móviles que han atendido a casi 30 mil hermanos rarámuris.

La Gobernadora anunció una estrategia transversal, la cual se asegurará que se le dé continuidad en las siguientes administraciones, con un proyecto de intervención permanente en tres grandes ejes: Mejoramiento de las condiciones de la vivienda, acceso efectivo a la salud y a la educación, y el desarrollo económico de la región, para la cual se requiere una inversión de $1,072 mdp.

En representación de los alcaldes de la región serrana, el presidente municipal de Balleza, Jesús Augusto Medina Aguirre, expresó su gratitud a la titular del Ejecutivo Estatal por el apoyo a él y sus homólogos de la sierra, así como a las autoridades tradicionales, con quienes se trabaja coordinadamente, lo que ha permitido apoyar a los agricultores, construir presones, revestir caminos, contar con servicios de las clínicas móviles, entre otras acciones.

A nombre de las Diócesis de la Tarahumara, el hermano Manuel Franco Jáuregui, destacó la autodeterminación que les permite el Gobierno del Estado a los pueblos originarios, como el derecho que tienen a tomar sus propias decisiones.

María Luisa Bustillos Palma, autoridad tradicional de Ciénega de Norogachi, dijo que ahora más que nunca las cuatro etnias, trabajan día a día para que los pueblos indígenas sigan de pie y agradeció que la Gobernadora los reconoce, los respeta y aprendió lo que significa vivir dentro de una cultura indígena y las necesidades que tienen, las cuales poco a poco son atendidas.