Con el objetivo de que quienes cuenten con mascotas en casa estén enterados sobre los cuidados que deben seguir al sacarlas a pasear, la Dirección de Seguridad Pública, exhorta a tomar en cuenta algunas obligaciones que se deben cumplir, entre ellas colocarles correa y/o bozal para evitar agresiones a personas o animales, como ya ha ocurrido anteriormente en diversas colonias de la ciudad.

Según el artículo 26, fracción XVI, del Reglamento de Justicia Cívica, es una obligación de los ciudadanos cumplir con estas normas, pues de lo contrario, podría sancionarse con una multa económica, arresto del dueño o trabajo en favor de la comunidad. Por otra parte, en caso de que la víctima sufra lesiones derivadas de una agresión, él o los propietarios deberán responder ante el ministerio público, al configurarse ya un delito.

Además, en el artículo 39 del mismo reglamento, también se contempla punición para quien transite con un animal sin las medidas de seguridad necesarias y que pudiera ser causante de ataques a personas u otros animales de compañía, así como azuzarlo o no contenerlo.

Por estas razones, es necesario utilizar correa y preferentemente bozal para los de tamaño mediano y grande o aquellos que suelen atacar a los transeúntes, y una vez en el domicilio, deberán estar debidamente resguardados y en buenas condiciones de cuidado e higiene para evitar que salgan a la calle.

A pesar de que en todos los casos en que se detecte maltrato u omisión de cuidados por parte de los propietarios hacia sus animales de compañía, se puede reportar a la línea 9-1-1, o por medio de la aplicación Marca el Cambio, hay algunos casos en que debe intervenir otra dependencia, como la Dirección de Desarrollo Urbano y Ecología o el Centro Antirrábico.